Posts etiquetados ‘Chamorro’

En estos días de sordidez sacra, estoy leyendo la sugerente obra Positivismos y antipositivismos: la herencia del siglo XX (2009) de Jose María Chamorro, así que dedicaré las primeras entradas de este blog a las impresiones que me cause. Chamorro es un prácticamente desconocido ex-profesor de la facultad de Filosofía de la Universidad de La Laguna que he tenido el placer de descubrir. Es naturalista y materialista, pero no fisicalista, ya que prefiere una posición sistémica y lo que él denomina una «epistemología pragmatista», a la que dedicaré uno o dos post. En el capítulo Rasgos de un positivismo razonable (p. 28), Chamorro describe qué entiende por una persona materialista:

«Así que voy a considerar que es materialista el que cree que toda la realidad está hecha con la misma sustancia y que por tanto el hombre, como producto de la evolución, pertenece a esa realidad, en la que las distintas entidades se diferencian por el tipo y grado de complejidad, no por su composición última. De lo que se sigue que tanto en los grandes sistemas sociales – en la evolución social en general – como en la conducta humana individual funcionan las determinaciones causales propias de lo material (podamos describirlas o no en un momento dado o respecto a un momento dado)».

Como me comentó en Twitter el autor del blog La Revolución Naturalista , la apuesta ontológica por la existencia de una única sustancia como constitutiva última del cosmos es, hoy por hoy, una cuestión científica abierta. ¿Y si resulta que realmente hay más de una o múltiples sustancias e incompatibles entre sí? ¿Falsaría ese descubrimiento al materialismo, del mismo modo que si el hecho de que el universo no estuviese causalmente cerrado echaría por tierra al fisicalismo?  A falta de mejores datos, apostar por una única sustancia es racional según el principio de parsimonia hasta que se demuestre lo contrario. Tampoco creo que la corroboración de un universo plurisustancial conllevase la aniquilación de validez de la ontología materialista, sino más bien de esta definición concreta de materialismo, de carácter monista. El materialismo puede adoptar formulaciones pluralistas, a tenor de lo que entendamos por materia. La idea principal, creo, es que no existe intervención de agentes sobrenaturales como almas o dioses, esto es, de entidades no materiales. Dice el propio Chamorro en una nota que «algunos que no desean pronunciarse sobre la alternativa materialismo-dualismo aducen que no se ha conseguido definir con precisión qué es la materia. Bien, menos precisión se ha conseguido aún a la hora de describir qué es lo no material».

En todo caso, la posibilidad de que la propia ontología materialista pueda ser falsada es un punto positivo popperiano a su favor. Al fin y al cabo, supondría que es una hipótesis científica más, dependiente del avance en las ciencias empíricas. No es, ni mucho menos, una postura propedéutica o una filosofía primera, para decirlo con Quine, sino que formaría parte del corpus de conjeturas científicas.